Atención, está pasando en algunos supermercados

Pretendes comprar una Lechuga Iceberg para probablemente hacerte una sabrosa ensalada estos días previos a la Navidad (pretendiendo hacer algo de hueco para las copiosas comidas y cenas que se avecinan)

lechga

Te acercas al mostrador de hortalizas y verduras variadas, y escoges una bonita pieza con un gran brillo y color, y pensando…“que bella lechuga he escogido”

Cuando vas de camino con la bolsa de la compra, notas que la lechuga que has comprado tiene un peso ligeramente superior comparado con otras ocasiones, pero crees que son las pocas fuerzas que te quedan, después de un duro día de trabajo.

Llegas a casa, desenfundas el cuchillo de Albacete y descubres que lo que has comprado no es una lechuga, es una COL!!!!!

No es traumático, pero es impactante notar que estás cortando algo que no es lo que estás acostumbrado y por un momento te quedas pensando si lo tiras a la basura, haces una ensalada americana de esas que te suena haber visto en tarrinas del supermercado o te imaginas que es lechuga pero crujiente (aún sabiendo que estás comiendo col)

Mensaje para supermercados: No pongais en el mostrador y en la misma bandeja las Coles junto las Lechugas Iceberg.

Firma: Un cliente que ha comido hoy col fresca!

Publicado por Jonathan Delgado

Emprendedor en serie y catalizador de ideas. Consultor, formador y speaker en Creatividad e Innovación, Marketing y Comunicación, Emprendimiento y Startups. Economía colaborativa y Crowd

2 comentarios sobre “Atención, está pasando en algunos supermercados

  1. Que graciosoo! jajajaja! A mi también me ha ocurrido. Y lo mismo me ha pasado al comprar calabacines pensando en que eran pepitos, cuando le metes el cuchillo y notas otra textura, que su interior forma grecas diferentes a las comunes…en fin!! Eso ya te da más cosa comértelo!! Yo creo que a todos nos tiene que ocurrir alguna vez, y del fallo aprende uno, aunque cuando nuestra cabeza esta off por la fatiga…

    Buen Post amigo Jonathan. Un saludo,

    1. Gracias Fran! Sin duda..la experiencia lechuga – col ha sido graciosa, porque al final piensas en las tarrinas de ensalada americana y te acuerdas que te puedes comer la col igual que la lechuga. Ahora bien, si me pasa con un calabacín, pensando que es un pepino, me temo que no hay forma de comerselo crudo! Los supermercados son los culpables!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: